Tagoror  
Enciclopedia      Correo Electrónico      Postales Electrónicas      El Tiempo
Buscar en el directorio  Enciclopedia



Sigmund Freud




Sigmund Freud

Sigmund Freud (6 de mayo de 1856 - 23 de septiembre de 1939) fue un neurólogo austríaco (nacido en Freiberg, actual Pribor de Chequia), que se empezó a interesar en la hipnosis y cómo podía utilizarse para ayudar a los enfermos mentales. Más tarde abandonó la hipnosis en favor de la "asociación libre" y el análisis de los sueños para desarrollar lo que actualmente se conoce como "la cura del habla". Esto se convirtió en los elementos de partida del Psicoanálisis. Freud se interesó especialmente en lo que entonces se llamaba histeria (actualmente se podría llamar trastorno de conversión según el DSM-IV) y en la neurosis (actualmente reclasificada en distintas denominaciones: afecciones psicosomáticas, neurosis, psicosis según la nosología psicoanalítica).

Freud, sus teorías, y el tratamiento que daba a sus pacientes casuaron un gran revuelo en la Viena del siglo XIX, y el debate continúa en la época actual. Sus ideas son a menudo discutidas y criticadas como trabajos de literatura y cultura general, además del contínuo debate sobre si es ciencia y tratamientos médicos. Como ejemplo, en una crítica del año 2003, los seguidores de Sigmund Freud le consideraron "...un gran científico de la medicina que descubrió importantes verdades sobre la psicología humana...", mientras otros (especialmente de campos de la competencia como la psiquiatría) le ven como "...un filósofo visionario que replanteó la naturaleza humana y nos ayudó a derribar tabús, pero sus teorías, divulgadas como ciencia, fallan en un examen minucioso".

Su vida

Sigismund Schlomo Freud nació en Freiberg, Moravia (ahora conocida como Pribor en la República Checa). Cuando todavía era un niño su familia se trasladó a Viena a causa de los disturbios antisemitas. En 1877, abrevió su nombre de Sigismund Schlomo Freud a Sigmund Freud. Los primeros años de Freud son poco conocidos ya que destruyó sus escritos personales en dos ocasiones, la primera vez en 1885 y de nuevo en 1907. Además, sus escritos posteriores fueron protegidos cuidadosamente en los Archivos de Sigmund Freud a los que sólo tenía acceso Ernest Jones, su biógrafo oficial, y unos pocos miembros del círculo cercano al Psicoanálisis. El trabajo de Jeffrey Moussaieff Masson arrojó alguna luz sobre la naturaleza del material oculto.

En 1938, tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi, Freud (judío) escapó con su familia a Inglaterra. Murió en Inglaterra en 1939.

Anna Freud, hija de Freud, también fue una destacada psicoanalista, particularmente en el campo de los niños y el desarrollo psicológico. Sigmund es el abuelo del pintor Lucian Freud y del actor y escritor Clement Freud, y el bisabuelo de la periodista Emma Freud, la diseñadora de moda Bella Freud y del relaciones públicas Matthew Freud.

Las innovaciones de Freud

Freud ha innovado en dos campos. Simultáneamente, desarrolló una teoría de la mente y la conducta humana, y una técnica terapéutica para ayudar a personas enfermas mentales. Mucha gente afirma estar influenciada por uno pero no por el otro campo.

Probablemente la contribución más significativa que Freud ha hecho al pensamiento moderno es su concepto de lo inconsciente. Durante el siglo XIX el pensamiento predominante en Occidente fue el positivismo, que afirmaba que las personas podían acumular conocimientos reales de si mismos y del mundo que les rodea, y ejercer un control sobre ambos por medio de la razón. Sin embargo, Freud sugirió que esas afirmaciones eran falsas, ya que no somos totalmente conscientes de todos nuestros pensamientos, y frecuentemente actuamos por razones que no tienen nada que ver con lo que pensamos. El concepto de inconsciente fue revolucionario y proponía que la mente se dividía en capas o niveles y había pensamientos que circulaban "bajo la superficie". Los sueños, llamados "el camino a lo inconsciente", proporcionaban el mejor ejemplo de nuestra vida inconsciente, y en el libro "La Interpretación de los Sueños" Freud explicó el argumento de la existencia del inconsciente y, también, desarrolló un método para conseguir el acceso a el.

El preconsciente fue descrito como la capa entre el consciente y el inconsciente, a la cual podemos tener acceso con un poco de esfuerzo. El término subconsciente es utilizado popularmente, aunque actualmente no forma parte de la terminología psicoanalítica. Incluso los todavía numerosos seguidores del punto de vista puramente positivista y racionalista, incluidos muchos que rechazaban otros elementos del trabajo de Freud, aceptan la afirmación que parte de la mente es inconsciente, y que las personas frecuentemente actúan por razones de las que no son conscientes.

La represión tiene gran importancia en el conocimiento de lo inconsciente. De acuerdo con Freud, las personas a menudo experimentan pensamientos y sentimientos que son tan dolorosos que no pueden soportarlo. Estos pensamientos y sentimientos -y los recuerdos asociados a ellos- no pueden, según sostuvo Freud, ser expulsados de la mente, pero pueden ser expulsados del consciente. Entonces llegan a formar parte del inconsciente. Aunque más tarde Freud intentó encontrar patrones de represión entre sus pacientes que derivase en un modelo general para la mente, observó que sus distintos pacientes reprimían hechos diferentes. Además, Freud observó que el proceso de la represión es en si mismo un acto no consciente ( es decir, no ocurría a través de la intención de los pensamientos o sentimientos conscientes). Freud supuso que las represiones de las personas estaban determinadas en parte por su inconsciente. En otras palabras, el inconsciente era a la vez causa y efecto de la represión.

Freud buscó una explicación de cómo operaba el inconsciente proponiendo que tenía una particular estructura. Propuso que el inconsciente estaba dividido en tres partes: el Yo, el Ello y el Superyó. El Ello representa a los primigenios procesos del pensamiento -o nuestros pensamientos de deseos de gratificación más primitivos. El Superyó representa nuestra parte de la mente que contrarresta al Ello con pensamientos morales y éticos. El Yo permanece entre ambos alternando nuestras necesidades primitivas y nuestras creencias éticas y morales. Un Yo saludable proporciona la habilidad para adaptarse a la realidad e interactuar con el mundo exterior de una manera que sea cómoda para el Ello y el Superyo. En general, la afirmación de que la mente no es una cosa monolítica y homogenea continúa teniendo una enorme influencia sobre la gente fuera del campo de la psicología. Muchos, sin embargo, han cuestionado o rechazado esta teoría que afirma que la mente está dividida en estos tres componentes.

Freud estaba especialmente interesado en la dinámica relación entre estas tres partes de la mente. Freud argumentó que esa relación está influenciada por factores o energías innatos, que llamó pulsiones. Pero también explicó cómo cambiaba según el contexto dependiendo de los cambios en las relaciones sociales. Algunos han criticado a Freud por dar mucha más importancia a uno o a otro de esos factores, y muchos de los seguidores de Freud se han concentrado en uno o en otro de esos factores.

Freud creía que las personas estaban influenciadas por dos pulsiones, la líbido/Eros (una pulsión sexual) y la pulsión de muerte/Thanatos. En la descripción que Freud hace de Eros/Líbido incluía todos los instintos reproductores. La pulsión de muerte representa un instinto que nos induce a volver a un estado de calma, o no existencia, y está basado en sus estudios de protozoos (lea: Más allá del principio de placer). Muchos han cuestionado las bases científicas de esta afirmación.

Freud también creía que la líbido maduraba en los individuos por medio del cambio de su objeto ("u objetivo"). Argumentaba que los humanos nacen "polimórficamente perversos", en el sentido de que una gran variedad de objetos pueden ser una fuente de placer. Luego dijo que conforme las personas van desarrollándose van fijándose sobre diferentes, y específicos, objetos-primero oral (ejemplificado por el placer de los bebés en la lactancia), después anal (ejemplificado por el placer de los niños al controlar sus defecaciones), luego fálico. Freud dijo que entonces los niños pasan a una fase donde se fijan en el progenitor de sexo opuesto al suyo. Freud buscó como encajar este patrón de desarrollo en la dinámica de la mente. Cada fase es una progresión hacia la madurez sexual, caracterizada por un fuerte Yo y la habilidad para retardar la necesidad de gratificaciones (lea: Tres Ensayos para una Teoría Sexual).

El modelo psico-sexual que desarrolló Freud ha sido criticado desde diferentes frentes. Algunos han atacado la afirmación de Freud sobre la existencia de una sexualidad infantil (y, implícitamente, la expansión que hizo Freud en la noción de sexualidad). Otros han aceptado la noción de sexualidad de Freud, pero han argumentado que este patrón de desarrollo no es universal, ni necesario en el desarrollo de la salud mental. En cambio, hacen énfasis en avanzar en los patrones de las fuentes del desarrollo social y ambiental. Más aun, publicitan que sea menospreciada o ignorada la dinámica social de Freud (como clase de relación).

Freud esperaba probar que su modelo, basado en observaciones de la clase media austríaca, fuese universalmente válido. Utilizó la mitología griega y la etnografía contemporánea como modelos comparativos. Freud acudió a la tragedia griega Edipo Rey (de Sófocles) para indicar hasta qué punto nosotros (especialmente, los jóvenes) deseamos el incesto, y cómo es reprimido ese deseo. El complejo de edipo fue descrito como una fase del desarrollo psico-sexual y de madurez. También se fijó en los estudios antropológicos de totemismo y argumentó que el totemismo reflejaba una costumbre ritualizada de un complejo de edipo tribal (lea: Tótem y Tabú). Aunque muchos estudiantes de hoy están interesados en reanalizar el material cultural de Freud, la mayoría ha rechazado sus interpretaciones.

Freud esperaba que su investigación proporcionara una sólida base científica para su método terapéutico. El objetivo de la terapia freudiana, o Psicoanálisis, era traer al consciente los pensamientos y sentimientos reprimidos, y así permitir al paciente desarrollar un Yo más fuerte. Básicamente, se trata de traer los pensamientos y sentimientos del inconsciente al consciente induciendo al paciente a hablar en "asociación libre" y a hablar de sus sueños. Otro elemento importante del Psicoanálisis es la relativa falta de implicación por parte del psicoanalista, para que el paciente proyecte sus pensamientos y sentimientos sobre el analista. A través de este proceso, llamado transferencia, el paciente puede reconstruir y resolver conflictos reprimidos (causantes de su enfermedad), especialmente conflictos de la infancia con sus padres.

Es menos conocido el interés de Freud por la neurología. Anteriormente fue investigador de la parálisis cerebral. Publicó numerosos artículos médicos en este campo. También mostró que la enfermedad existía mucho antes de que otros investigadores de su tiempo tuvieran noticia de ella y la estudiaran. También sugirió que era erróneo que la enfermedad de William Little, el primer hombre diagnosticado con parálisis cerebral, tuviera como causa una falta de oxígeno durante su nacimiento. En cambio, dijo que las complicaciones en el parto son sólo un síntoma del problema. No fue hasta la década de 1980 cuando sus especulaciones fueron confirmadas por investigadores más modernos.

Desde el punto de vista de la medicina oficial (y, por tanto, mayoritario) se diría que la teoría y práctica freudiana han sido sustituidas por los descubrimientos empíricos a lo largo de los años. Algunas personas continuan aprendiendo, y practicando, el Psicoanálisis freudiano tradicional, pero la mayoría de psiquiatras hoy rechazan la mayoria del trabajo de Freud por no estar apoyado en evidencias científicas y es utilizado, más bien, como inspiración o como estudio histórico. A pesar de que Freud desarrolló su método para el tratamiento de la neurosis, hoy dia algunas personas buscan en el Psicoanálisis no una cura para una enfermedad, sino una parte de su proceso de autoconocimiento.

En el ámbito del Psicoanálisis moderno, Freud es considerado el padre de esta ciencia. Sus teorias son constantemente actualizadas. Aunque el Psicoanálisis se sigue rechazando...como en vida de Freud.

Algunos de sus escritos ordenados cronológicamente




Tagoror Networks en: España  |  Filipinas  |  Mexico

Los documentos de esta enciclopedia on line se publican bajo la Licencia de Documentación Libre GNU