Tagoror  
Enciclopedia      Correo Electrónico      Postales Electrónicas      El Tiempo
Buscar en el directorio  Enciclopedia



Abdomen



El abdomen es la porción del tronco del cuerpo situado entre el tórax y la pelvis, en mamíferos, que contiene en su interior la cavidad abdominal.

La cavidad abdominal está separada de la torácica por el diafragma y presenta una disposición de las vísceras intraabdominales de tal manera que es posible identificarlas con las líneas de división general de las regiones anatómicas del abdomen.

Casi todas las vísceras que contiene la cavidad abdominal pertenecen al aparato digestivo.

La cavidad abdominal está recubierta interiormente por una membrana llamada peritoneo.

Table of contents
1 Regiones anatómicas externas del abdomen:
2 Desarrollo embrionario de las vísceras intraadominales.
3 Topografía general de los órganos del abdomen:
4 Irrigación general de lor órganos abdominales:
5 Inervación general de los órganos abdominales:

Regiones anatómicas externas del abdomen:

Exteriormente el abdomen se puede dividir por su cara anterior y lateral en nueve regiones anatómicas que son:
  1. Hipocondrio derecho: En esta región se localiza el hígado y las vías biliares.
  2. Hipocondrio izquierdo: Aquí se localiza el bazo.
  3. Región epigástrica o epigastrio: Es la zona del estómago.
  4. Región del vacío, flanco o lateral derecha: Es la región del colon ascendente.
  5. Región del vacío, flanco o lateral izquierdo: Es la región del colon descendente.
  6. Región del mesogastrio o umbilical: Región del intestino delgado.
  7. Fosa iliaca derecha o región inguinal derecha:Es la región del ciego y apéndice.
  8. Fosa iliaca izquierda o región inguinal izquierda: Es la región del colon sigmoideo o sigma.
  9. Hipogastrio o región supravesical: Es la región de la vejiga urinaria cuando está llena.

Esta relación entre región anatómica externa del abdomen y vísceras intraabdominales no es exacta, porque las vísceras abdominales se mueven y sobrepasan los límites mencionados, pero sirve como indicador general. Por otra parte, es de utilización frecuente en la clínica el referir dolor en alguna de las regiones apuntadas, aunque hay que tener en cuenta que la localización del dolor visceral es pobre y se puede dar el fenómeno del dolor referido, en el que duele una zona alejada de la víscera responsable.

Desarrollo embrionario de las vísceras intraadominales.

La incurvación ventral de las hojas del mesodermo lateral hace que se forme la cavidad celómica abdominal. La hoja esplacnopleural rodea al derivado del endodermo y mantiene su unión con la pared posterior, formando el “meso” (mesenterio, mesogastrio, mesocolon) que es por donde entrará el aporte vascular y nervioso. Muchos de los detalles de la intrincada relación entre mesos, espacios y vísceras sólo se pueden entender desde un punto de vista embriológico, por ejemplo, la transcavidad de los epiplones.

Topografía general de los órganos del abdomen:

Una primera división es en vísceras supramesocólicas e inframesocólicas, según queden por encima del mesocolon transverso (estómago, hígado, bazo) o por debajo (intestino delgado, riñones, suprarrenales). Esta división tiene importancia práctica porque las intervenciones quirúrgicas abdominales varían de una a otra. Otra división es en vísceras intraperitoneales o retroperitoneales (a su vez, primaria o secundariamente retroperitoneales). Las vísceras peritoneales están dentro de la cavidad peritoneal en virtud de su origen endodérmico y de un meso lo suficientemte largo. Las retroperitoneales derivan del mesodermo (p.e. intermedio en el caso del riñón). También pueden ser intraperitoneales que luego quedan fijas (p.e. segunda porción del duodeno y parte del páncreas), bien por los giros y rotaciones del aparato digestivo su meso se queda pegado a la pared celómica posterior .

Irrigación general de lor órganos abdominales:

  • Irrigación arterial: La vascularización arterial de las vísceras abdominales proviene de la porción abdominal de la arteria aorta (que llega al abdomen a través del hiato del diafragma, a nivel de la vértebra T12), inmediatamente emite las arterias diafragmáticas inferiores y las arterias suprarrenales medias. Más caudalmente da tres gruesos troncos impares para las vísceras intraperitoneales, de los que surgen otras muchas arterias. El más craneal es el tronco celíaco (irriga hígado, estómago y bazo), seguido de la arteria mesentérica superior (intestino delgado) y de la arteria mesentérica inferior (intestino grueso). Para el espacio retroperitoneal emite pares de arterias como las arterias renales (para los riñones), lumbares (pared abdominal posterior ) y gonadales (testicular u ovárica). Caudalmente se divide en las dos arterias ilíacas comunes (izquierda y derecha) y en la arteria sacra media.
  • Retorno venoso: El retorno venoso del abdomen corresponde a la vena cava inferior, que resulta de la fusión de las dos venas ilíacas comunes. Recibe las venas renales, lumbares y gonadales, y atraviesa el diaframa encima del hígado. El retorno venoso de las asas intestinales –por llevar sangre que lleva incorporados los productos de la digestión y que no puede pasar así al torrente circulatorio sistémico– confluye en la venas mesentéricas, superior e inferior, las cuales junto con las venas gástricas y la vena esplénica forman el tronco de la vena porta que entra en el hígado. La vena porta se ramifica en el interior del parénquima hepático (sistema porta, que se ramifica dos veces). Una que la sangre de la vena porta es tratada por el hígado, en los sinusoides hepáticos, confluye en las venas hepáticas que desembocan en la vena cava inferior, que la conduce a la aurícula derecha. En otras palabras, la sangre que recoge los productos de la digestión no es llevada directamente en la vena cava, sino que lo hace a través del hígado mediante el sistema porta. Gran parte de los problemas hepáticos provienen de una alteración en este sistema porta hepático.
  • Vascularización linfática: La circulación linfática recoge la linfa procedente del aparato digestivo y de las extremidades inferiores en la denominada cisterna del quilo, localizada en la pared abdominal posterior, entre la arteria aorta y la columna vertebral a nivel de T12-L1. Pasa al mediastino posterior por el orificio aórtico. Además, se dan una serie de nódulos linfáticos que acompañan en general a las grandes arterias, o se localizan en el hilio de los órganos.

Inervación general de los órganos abdominales:

La inervación de las vísceras abdominales corre a cargo de los dos componentes del
sistema nervioso vegetativo simpático y parasimpático. El sistema nervioso simpático de las vísceras abdominales procede preferentemente de los nervios esplácnicos.

Los nervios esplácnicos son tres nervios a cada lado. Se originan en la cadena simpática del tórax: el mayor de los gánglios T5-T10, el menor de T11-T12, y el inferior de T12. Terminan, bien haciendo sinapsis o pasando hacia la víscera, en los ganglios celíacos (a ambos lados de la salida del tronco celíaco de la aorta), mesentéricos o renales. Los nervios esplácnicos lumbares (L1-L5) y los ganglios mesentérico superior e inferior completan la inervación simpática del abdomen. Alcanzan las vísceras con las arterias, caminando las fibras en la adventicia. La inervación parasimpática de todos los derivados del intestino anterior y medio embrionarios proviene del nervio vago. O sea, desde el esófago hasta el extremo izquierdo del colon transverso. La parte distal del colon transverso, el colon descendente, el sigmoides y el recto reciben inervación parasimpática procedente del núcleo parasimpático sacro situado en la médula espinal sacra, situado entre los segmentos espinales S2 a S4.




Tagoror Networks en: España  |  Filipinas  |  Mexico

Los documentos de esta enciclopedia on line se publican bajo la Licencia de Documentación Libre GNU